Posted on / by Iglesia Betel / in Devocionales

QUITAR Y AÑADIR

 

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el
temor de Dios
2 Corintios 7:1
Conversación previa: El capítulo 6 de la segunda carta a los Corintios, termina con
la promesa de Dios de una relación cercana y significativa con aquellos de entre su
pueblo que se separen de la forma corrupta de pensar y obrar de este mundo.
Considerando esas promesas, en el capítulo siguiente Dios le da a su pueblo dos
cosas que hacer.
Primero, hay algo que quitar, limpiarte de toda contaminación. Es un aspecto
principal de purificación que deseo para mi pueblo, cuando confía en mi Hijo Jesús
y en su obra por ellos. Este trabajo de limpieza es realmente mi obra en ti y no es tu
obra. Y Yo busco hacerlo con la participación de tu propia voluntad y esfuerzo; no
es que sea tu obra aparte de Mí, sino que es una obra que requiere de tu voluntad y
esfuerzo: limpiarte a ti mismo. Este aspecto de la limpieza está relacionado sobre
todo con una relación más estrecha Conmigo.
Además, debes tener cuidado de limpiarte a ti mismo y no ocuparte de limpiar a
los demás. La mayoría de las veces te preocupas más por la santidad de los demás
que por la tuya. Es fácil señalar los pecados, fallos y debilidades de otras personas,
pero primero debes prestar atención a los tuyos. Este es un principio del Sermón que
mi Hijo pronunció en el Monte.
Si eres discípulo de mi Hijo Jesús, hay cosas que Yo quiero que quites y cosas que
quiero que añadas. Para esa labor de quitar y añadir podrás contar con la ayuda
de mi Espíritu Santo, que te guiará en este proceso, a veces doloroso, pero
necesario y útil para tu vida cristiana. Recuerda que la limpieza es un acto del día a
día, de mantener tu comunión Conmigo en cada momento de tu vida, no
importando la situación que estés viviendo.
Oración: Padre celestial, no tengo duda de que al momento de quitar cosas de mi
vida contaré con tu ayuda. Y al momento de añadir, necesitaré la sabiduría de tu
Espíritu. Te lo pido en el Nombre de Jesús. Amén.

Deja una respuesta