Posted on / by Iglesia Betel / in Devocionales

No te hundirás

 

NO TE HUNDIRÁS

“Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza”. Marcos 4:38-39

Conversación previa: ¿Alguna vez has experimentado ir en una barca un día soleado y luego, cuando menos lo esperabas, el cielo se empezó a oscurecer, la lluvia a caer y olas gigantescas acechaban tu barca, llegando tú a pensar que de esa no saldrías con vida?

¿Cuáles son las tormentas con que te estás enfrentado hoy en tu vida? ¿Recuerdas cuando Yo estaba en esa barca descansando y de repente se levantó una gran tormenta y mis discípulos empezaron a angustiarse de tal manera que creían que perderían sus vidas si la barca se hundía? Quizás hoy estás atravesando una tormenta, estás a punto de hundirte a causa de los vientos y las olas son muy grandes. Puede que no veas una salida, pero quiero animarte y decirte que, así como estuve en la barca con mis discípulos en medio de la tormenta, así estoy hoy también contigo y puedo calmar la tormenta. Quiero ayudarte, darte fuerzas; Yo estoy contigo, así que no permitas que una situación te haga dudar de mi Presencia. Pasarás tormentas en tu vida, pero nunca dejes de creer en Mí y no olvides que no estás solo; Mi Espíritu Santo está presente contigo y no te hundirás. Él te recordará que “Aunque tengas graves problemas Yo siempre estaré contigo; que cruzarás ríos y no te ahogarás, caminarás en el fuego y no te quemarás”. Por tanto, no tengas miedo a las tormentas con que te estás enfrentando, porque Yo soy un Dios grande y poderoso y no hay nada difícil para Mí. Aunque la situación no te deje ver con claridad y te diga lo contrario, Yo estoy contigo y no te hundirás.

Oración: Señor, te pido que me fortalezcas en medio de la tormenta y en medio del fuego de la prueba. Abrázame para que no pueda dudar ni un momento en que Tú eres quien me sostiene. En el nombre de Jesús. Amen.

Deja una respuesta