Posted on / by Iglesia Betel / in Devocionales

EL BAUTISMO: IDENTIFICADOS CON CRISTO

 

“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le
fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre
él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia.”
Mateo 3:16-17
Conversación previa: Cristo comenzó su ministerio público con el bautismo. En esos
días, Juan el Bautista estaba llamando a la gente a confesar sus pecados y a
demostrar su arrepentimiento mediante la inmersión en el río. ¿Por qué, entonces,
Jesús pidió ser bautizado?
Al comienzo, Juan rehusó bautizar al Señor sabiendo que Cristo era “el Cordero de
Dios, que quita el pecado del mundo”. Pero Jesús no estaba demostrando
arrepentimiento, sino que se estaba identificando sacrificialmente con la
humanidad pecaminosa. Como cristianos, estamos llamados a seguir su ejemplo en
todas las cosas. Es por eso que el bautismo es el primer paso como seguidores de
Jesús. Así como Él estuvo dispuesto a identificarse con nosotros, nos identificamos
públicamente con Él cuando somos bautizados y proclamamos simbólicamente:
“He puesto mi fe en Jesucristo como mi Salvador y creo que la deuda por mi
pecado fue pagada en su totalidad por su sacrificio. Porque me amó lo suficiente
como para identificarse conmigo en mi pecado, le demostraré mi amor por Él
siguiendo su ejemplo ahora, y durante el resto de mis días”.
El bautismo demuestra nuestra conexión, no sólo con Cristo, sino también con
nuestros hermanos espirituales, pasados, presentes y futuros. Nos unimos a todos los
que caminaron antes de nosotros en la fe, proclamando que somos miembros de
un mismo cuerpo, redimidos y resucitados por el Señor. El bautismo es una
evidencia externa de algo que ya ha sucedido en nuestro corazón. El cambio
comienza en nuestro espíritu y se ve reflejado en un acto de obediencia cargado
de simbolismo al quedar cubiertos por las aguas. Simboliza que morimos y nos
levantamos para andar en novedad de vida.
Oración: Gracias Señor por darme la oportunidad de identificarme contigo al bajar
a las aguas del bautismo. Ayúdame a vivir en novedad de vida cada día para dar
gloria a tu Nombre. Te lo pido en el Nombre de tu Hijo Jesús. Amén.

Deja una respuesta